¿Es ventajoso comprar en un mercado municipal?

Toda persona debe buscar siempre servicios y productos de calidad como lo puede ser estudiar un master en administración, adquirir un vehículo o algo tan sencillo como los productos necesarios para la cocina. Y si de cocina se trata, se pueden comprar los alimentos en un supermercado, sin embargo nada mejor que adquirir productos frescos y económicos dentro de un mercado municipal.  

Que comprar y dónde hacerlo dependerá de lo que se desee hacer y el tiempo que se disponga para ello, pues existen diferencias reales en lo que respecta a adquirir productos de un lugar como de otro. Por medio del presente artículo, se indicarán dichas diferencias con el fin de que cada quien pueda sacar sus propias conclusiones, así como comprar sus productos en base a sus necesidades y al valor agregado que puede darle a su dinero.

Las amas de casa, saben por experiencia que comprar en los mercados es más barato y se pueden encontrar productos frescos y de mejor calidad. Es por ello que si se desea realizar una dieta nutritiva y rica lo ideal es adquirir los alimentos en los mercados municipales en vez de hacerlo en los supermercados, y todo se basa en el argumento que lo más saludable para el organismo es comer alimentos naturales que aquellos que vienen empaquetados. 

Ventajas de comprar en el mercado municipal

  • Apoyo a las familias dedicadas a la venta de alimentos: En un mercado municipal, a parte de la familiaridad y el buen trato de los comerciantes, se apoya el emprendimiento de los mismos, ya que un supermercado es una empresa privada que tiene como fin comercialidad todo tipo de productos.
  • Se compran productos mucho más naturales. En un supermercado se pueden adquirir alimentos en distintas presentaciones, sin embargo nada como comprar un producto lo más cerca a su estado natural y con una frescura inigualable como los que se encuentran en el supermercado. 
  • Precios bajos. En los mercados municipales, a parte de la frescura de las carnes (de todo tipo: blancas, rojas e incluso los pescados y frutos de mar), las frutas y los vegetales, también se encuentran buenos precios los cuales puedes negociar y regatear con los comerciantes, como parte de una tradición que ha trascendido en el tiempo y que hace incluso divertida la experiencia de ir al mercado y tener el vendedor que mejor calidad y precio puede ofrecer.
  • Frutas y verduras más sanas. Nada más placentero para la vista y el olfato que recorrer un mercado municipal y disfrutar de colores brillantes y de olores naturales y frescos. En la mayoría de estos mercados, suelen encontrarse productos cultivados de manera orgánica lo que significa que su cultivo no requirió de pesticidas lo que los convierten en productos sanos y mucho más nutritivos.
  • Asesoría personalizada. Los vendedores de los mercados conocen muy bien sus productos y están en la capacidad de orientar y proporcionar información de utilidad. Incluso, si no venden lo que se está buscando, son buenos guías pues indican quién y en donde encontrarlo
  • Antojitos y gastronomía típica. Otra ventaja de ir a un mercado municipal, radica en que se puede, a parte de comprar los alimentos que se requieren llevar a casa, también disfrutar de platillos típicos y hechos por expertos, lo que garantizará un grato encuentro para el paladar.