Los mercados municipales y la globalización

Ir a buscar víveres dentro de un mercado municipal, es tan normal y cotidiano, como lo es para Jordi Gual Solé atender a sus clientes fieles a diario. Y es que para cualquiera que haya ido a alguno de estos emblemáticos mercados que han sido remodelados recientemente en Barcelona, posiblemente ha notado que algo definitivamente está cambiando con respecto al equipamiento tan emblemático de la ciudad, lo que ha significado para muchos de los barrios su centro, por no decir que se trata de su alma.

En nuestros días, los camiones y las furgonetas ya no tienen la posibilidad de descarga en medio de las calles que se encuentran alrededor de estos mercados que han sido remodelados, sino que ello ahora pueden hacerlo en zonas de descarga que se encuentran subterráneas, y fuera del alcance de la vista. Ahora se cuenta con mercados en donde la mercancía hace presencia en las paradas por arte de birlibirloque, sin que haya que cruzarse con los repartidores. además ha cambiado la relación con los vendedores, en otros tiempos se encargaban de cantar las ofertas del día en voz alta llamándonos “guapos o guapas” cuando ya se acercaba nuestro tu turno, eso ya no existe.

Actualmente, el trato que le dan a su clientes ya no es campechano. Por si fuera poco, los edificios tampoco se han mantenido como antes, por lo que han cambiado: ya no son cutres, sino lo último en disseny, albergan gran cantidad de restauraciones y degustación en sus espacios monumentales. En algunos de ellos se han instalado parking subterráneo, “supermercados, y hasta una enorme tienda de electrodomésticos, por lo que podrias llevar a casa tu nevera en conjunto con las verduritas. En consecuencia, el público ya tampoco es el mismo pues ya no es posible cruzarse con esos vecinos de toda la vida, sino con esos que ahora son los vecinos de turno de los pisos turísticos y hoteles que, valga acotar, abundan en la ciudad. Y quizás todo ello se lo debemos a la globalización.

La globalización de los nudos infraestructurales de distribución alimentaria

De acuerdo a las explicaciones brindadas por la web del Institut Municipal de Mercats de Barcelona, que es una dependencia del Ajuntament de Barcelona, este se trata de un sector cuya caracteristica principal es una fuerte competencia, y ello se debe a que los mercados deben ser espacios de plena competencia, tras lo cual, se decidió la introducción de nuevos elementos los cuales se convirtieron en la base del Modelo Barcelona de promoción y de gestión de los mercados: la introducción de nuevos operadores como los supermercados, ampliación de horarios y de servicios, adaptación del mix comercial, impulso a la restauración en el interior de los mercados, formación de los comerciantes, mejoras en el uso de los recursos energéticos y en el tratamiento de los residuos.

Quizás pensemos que han dejado de ser competitivos estos mercados municipales en algún momento, pero durante la década de los 80 a España llegaron las grandes cadenas de distribución, es decir, super e hipermercados, pero con al menos dos décadas de retraso si se compara con el resto de Europa. Tal hecho provocó que gran cantidad de mercados, que no lograron adaptarse a los nuevos hábitos de consumo, en especial cuando se trataba del horario de tarde luego de la incorporación de la mujer en el mercado laboral, cosa que condujo a numerosos establecimientos a su cierre. Para 1991 ya se debía responder a la necesidad de modernización de estos equipamientos con el fin de recuperar toda la competitividad.