Una nueva visión de los mercados municipales

Una de las actividades que mayor placer le causa a las personas, es ir al mercado y pasear eligiendo las distintas frutas, verduras, vegetales, carnes, o cualquier otro insumo de su preferencia, incluso si acaba de salir de una consulta en artritis barcelona, la recomendación que el médico indicará será realizar ejercicio físico de manera regular, y que mejor manera de hacerlo que y mejorar la funcionalidad, el estado de ánimo y la calidad de vida que ir a alguno de la red de mercados públicos en Barcelona.

La experiencia de los mercados públicos en Barcelona

Desde el año 1992, el ayuntamiento se dio a la tarea de la mano con el Instituto Municipal de Mercados de Barcelona, de poner en marcha un plan con la finalidad de adecuar el funcionamiento de alrededor de cuarenta mercados públicos que se encontraban en la ciudad promoviendo la remodelaciones de estos edificios con el fin de adaptarlos a las más recientes demandas de los ciudadanos, pero además con la idea de hacer que estos fueran más confortables al momento de ir a comprar y prestar un mejor servicio a los comerciantes.

La idea de todo este trabajo se sustenta en la idea de brindar apoyo al comercio de proximidad que funciona como un motor económico, urbano y social, pero además con el fin de salvaguardar sus puestos de trabajo e impulsar el desarrollo de una nueva ocupación. Dicho sector se encuentra caracterizado por una fuerte competencia, debido a que los mercados en su esencia son espacios plenamente competitivos. Bajo este concepto, se decidió se decidió introducir elementos  nuevos que funcionaran como la base de su promoción y de gestión, como por ejemplo la introducción de nuevos operadores, la ampliación de los horarios y de los servicios, la adaptación del mix comercial, sin dejar a un lado el impulso que se le brindó a la restauración del interior de los mercados, más la formación de los comerciantes, incluyendo las mejoras de los recursos energéticos y en el tratamiento de los residuos. El sector público conjuntamente con el privado, se han encargado de la gestión y la financiación de los proyectos, pero además han manejado de excelente manera el consenso para la aplicación de nuevas iniciativas.

De la misma forma, este modelo que se ha aplicado en Barcelona para los mercados municipales ha sido una de las mejores maneras que se ha encontrado para potenciar la relación que existe entre la comunidad y los mercados, las cuales ha extendido estos beneficios otorgados por las remodelaciones, hasta los barrios en que se encuentran ubicados en los alrededores y por extensión, al resto de la ciudad, de lo que se deslinda que, todo proyecto se encuentra acompañado de diversas medidas que representan una verdadera mejora tanto para vecinos, como para los clientes.

Las mejoras en los mercados municipales de Barcelona comprenden renovaciones, el sistema de gestión, el mix comercial, las medidas de confort, la ampliación de los servicios y de los horarios, la capacitación a manos de profesionales para el personal de los mismos, una estrategia integrada de comunicación, los diversos vínculos que se establecen con el barrio, los iconos de la ciudad, la promoción de una alimentación saludable y el adecuado manejo de la eficiencia energética conjuntamente con la reducción de los residuos.